CURSO ONLINE DE COSTURA

LECCIÓN: CURSO COSTURA DE HOY MARTES 20 DE SEPTIEMBRE 

TEMA: COMO HACER UNA CHAQUETA PASO A PASO

LISTA DE CURSOS ANTERIORES:

1 APRENDER LAS PARTES DE LA MAQUINA DE COSER

2 COMO ENHEBRAR MAQUINA DE COSER

3 AGUJAS DE MAQUINA DE COSER Y CUAL USAR PARA LOS DIFERENTES TIPOS DE TELAS

4 COMO COSER A MANO COSTURA IGUALES COMO DE LA MAQUINA DE COSER

5 APRENDE COMO TOMAR MEDIDAS PARA TRAZAR EL PATRÓN DE UNA BLUSA

6 COMO TOMAR MEDIDAS PARA TRAZAR EL PATRÓN DE UNA PANTALON

7 COMO HACER UN DOBLADILLO CON PUNTADAS INVISIBLES

8 COMO HACER OJALES EN LA MAQUINA DE COSER

9 COMO COLOCAR CREMALLERA A UN PANTALÓN

10 COMO COLOCAR CREMALLERA INVISIBLE

11 COMO HACER ARREGLOS A LA ROPA

12 COMO HACER PATRÓN DE UNA BLUSA BÁSICA

13 MANUAL DE CONFECCIÓN DE BLUSAS

14 COMO HACER UN PATRÓN DE PANTALÓN BÁSICO DE MUJER

15 COMO HACER UNA FALDA PATRÓN BÁSICO

16 COMO HACER BERMUDA DE HOMBRE

17 COMO HACER BERMUDA PARA NIÑO PASO A PASO

18 MANUAL DE CORTE Y CONFECCIÓN (DESCARGAR)

19 COMO HACER UN VESTIDO PATRÓN BÁSICO

20 COMO HACER UNA CHAQUETA PASO A PASO

21

22


¡Gracias por aprender con nosotros!


Todos en algún momento hemos necesitado la chaqueta perfecta color tela y que entalle perfecta pero es tan difícil encontrarlas en las tienda o que la compremos y nos las arreglen bien , por eso hoy el nuestro paso a paso aprenderás como trabajar una linda chaqueta con su patrón la medidas perfectas para ti o tu cliente.

Los pasos que se dan para hacer una primera prueba no sirven de mucho al cliente, ya que en realidad no llega a ver nada. Se trata solo de los frentes hilvanados a una entretela y una manga hilvanada también. Pero en mi opinión, más del 50% de la chaqueta depende de esta primera prueba, ya que si los delanteros no se vuelven a introducir, hilvanar y aplomar correctamente, el final de la obra puede ser catastrófico.

Para este artículo, he elegido dos chaquetas deportivas de dos clientes diferentes.

La primera chaqueta es una americana en mezcla de lana y cachemir azul medianoche de Scabal, un tejido espléndido. En esta prenda, debido a que la clienta es un poco fuerte y tiene bastante barriga, tuvimos que hacer una pinza especial, que se hace alargando la pinza normal del pecho hasta llegar al fondo, vaciando más en proporción hasta llega al fondo del frente. Esta variación no tiene el típico corte donde luego se coserán los bolsillos.

La segunda chaqueta es una chaqueta 100% cashmere, un tejido divino al tacto, en tono azul, de Holland & Sherry. Este cliente es un cliente bastante alto, con un pecho fuerte.

Las dos telas son fáciles de trabajar en general, pero hay que tener mucho cuidado al usar la plancha, ya que es muy fácil que se acaben prestando.

PASO A PASO

Primero se abren las costuras delanteras, y luego se da un punto de bola para unir el corte donde se coserán después los vivos de los bolsillos.

Esto se puede hacer de diferentes maneras. Personalmente, la opción que menos me gusta es la entretela pegada. Es una opción que, en mi opinión, se debe utilizar lo menos posible y siempre con puntada a máquina en zigzag. Prefiero hacerlo con la punta de la bola porque así se ha hecho toda la vida y es más natural.

EL REINGRESO DEL DELANTERO

Después de esto, llega el reingreso de la parte delantera y partimos de la costura del pecho, dividiendo el reingreso en dos partes: la cintura para abajo y la cintura para arriba. Una cosa que nunca nos puede pasar bajo ningún concepto es que esa abrazadera de la que hablamos siempre tiene que tener una pequeña curvatura hacia adelante, nunca puede tener esa curvatura hacia atrás, ya que si es así, lo más seguro es que los bordes de los delanteros acaban voleados. Partiendo de la curvatura de esta pinza hacia adelante, comenzaremos el reingreso con la plancha para moldear la forma.

De la cintura bajaremos por la parte delantera para luego pasar al lateral y finalmente terminar en la cintura de la costilla, sin pasar de ella.

Una vez hecha la parte inferior del delantero, subiremos a la otra mitad, y nos detendremos en el punto donde termina la pinza del pecho, justo debajo del bolsillo del pecho. Este es un punto delicado, ya que a veces se ven sueltos en esta zona que estéticamente no quedan nada bien. Lo que tienes que hacer para que esto no suceda es sumergir este suelto a base de agua y hierro, hasta que no se aprecie nada. De ahí pasamos a la sisa, donde se concentra mucho tejido. Yo suelo recogerlo de la misma manera, ya que no conviene eliminarlo por completo porque aquí se concentrará la costura de la manga y la curvatura anatómica que todos tenemos, lo que hace necesario que no haya una cantidad muy justa de queda tela.

A grandes rasgos, esta es la reentrada de la parte delantera, solo tenemos que poner un pequeño triangulo de entretela para pegar en el punto donde termina la pinza del pecho, para que al planchar este punto no se levante ni se doble. De lo contrario, este error llamaría la atención.

LA ELECCIÓN DE ENTRETELAS

Ahora es el momento de la entretela. Hay muchos tipos de entretelas, por eso utilizo dos modelos diferentes con más o menos cuerpo según el grosor de la tela.

Según lo solicite el cliente, se refuerza más o menos el pecho, de tal forma que puede llevar una capa de plastón, de más o menos resistencia, y otra de forro polar. A su vez, puede ser cosido a mano o a máquina con punto zigzag, y esto último también influye cuando el pecho está más o menos armado.

Una vez picada la pechuga, es el momento de vaciar la pinza, en este caso tiene dos vaciados; el primero es uno que tiene el mismo tamaño que el agujero de la tela y el otro que saldrá por la sisa.

Una vez cosidas las dos pinzas, es hora de que vuelva a entrar la entretela. En este paso nos ayudaremos de un trozo de madera para mantener la forma del pecho, ya que como hemos comentado antes debemos trabajar la curvatura anatómica que tiene cada persona desde el inicio de nuestro trabajo.

Aquí lo que vamos a intentar es juntar la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que le quitamos un poco la forma del pecho. Intentaremos que la abrazadera principal, al igual que en la delantera, tienda a curvarse hacia los ojales, ya que si no es posible que la delantera quede volcada.

Aquí lo que vamos a intentar es juntar la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que le quitamos un poco la forma del pecho. Intentaremos que la abrazadera principal, al igual que en la delantera, tienda a curvarse hacia los ojales, ya que si no es posible que la delantera quede volcada.

LA BASTA

Una vez hayamos terminado de planchar el frente y las entretelas, procederemos a hilvanar los frentes a la entretela.

Este es uno de los puntos donde existen más variedades. Algunos sastres tienden a hilvanar los frentes de arriba hacia abajo, otros los hilvanan de abajo hacia arriba. En lo personal, me gusta hilvanarlos comenzando por la cintura, y de ahí continuamos hacia abajo, dividiendo el frente en dos partes.

A la hora de hilvanar hay que tener mucho cuidado con la cantidad de tela que se arrastra. Simplemente tenemos que arrastrar los dedos y siempre tendiendo a arrastrar un poco de tela hacia un lado. En la parte de abajo le daremos tres hilvanes.

Una vez hecho esto, le damos la vuelta al frente, para poder hilvanar el pecho. En este caso lo que haremos será arrastrar ligeramente la tela hacia el interior del pecho, con la intención de que una vez acabada la chaqueta el pecho no quede apretado ya que suele pasar que hay más entretela que tela.

En la zona de la solapa, me gusta poner un pequeño trozo de tela de bolsillo, para darle un poco de cuerpo a la solapa.

Y, por último, lo que haremos será dar dos hilvanes en otoño. Con estas dos tachuelas lo que haremos será introducir un poco de holgura, cuya función es ayudar a que la parte delantera de la chaqueta gire sin que sobresalga. Esta holgura dependerá del tipo de tejido que estemos trabajando ya que unos admiten más cantidad que otros.

LAS SOLAPAS

Llegó en un momento crítico para perforar los flaps. ¿Están perforados a mano? ¿Son troquelados a máquina?

En el pasado, como cualquiera puede imaginar, se picaban a mano, incluso ahora hay casas que continúan haciéndolo. Esta es una práctica que, en la mayoría de sastrerías, se ha extinguido, principalmente porque requiere mucho más tiempo que hacerlo a máquina.

En mi opinión, un buen corte a máquina, cuidando que no queden huecos entre hileras de puntos mientras se trabaja la forma de la solapa curvada, da un resultado perfecto y muy natural, como se puede apreciar en la imagen. .

HIERRO Y MONTAJE

Pasado este punto de la inmersión es el momento de planchar la parte delantera. Esto lo haremos del mismo modo que hemos planchado la entretela, ayudándonos de la madera para, finalmente, dar un repaso a la plancha de la derecha.

Lo único que queda es montar la prueba, esto es unir espalda, frente y una manga, la derecha. Y por último y más importante llamar al cliente.

Espero que todo el trabajo que supone tan solo el proceso de una primera prueba os haya resultado interesante. Aunque no se suele apreciar al principio, este paso previo es la base de la que dependerá gran parte del éxito de la americana.